DOCTOR DOLOR DE ESPALDA EN DALLAS Y PLANO TEXAS

ALIVIO Y TRATAMIENTO DEL DOLOR DE ESPALDA

Superado en número por las infecciones respiratorias, el dolor de espalda es una de las razones más citadas por las que los estadounidenses tienen que ir al médico o faltar al trabajo. De acuerdo con la Estudio de la carga mundial de enfermedades, el dolor de espalda y la lumbalgia también es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, y alrededor del 80% de personas lo experimentan al menos una vez en la vida. El manejo del dolor de espalda es un campo en crecimiento que puede tener grandes beneficios y éxito si se consulta a un médico para procedimientos de tratamiento natural antes de otras alternativas más serias.

 

Los hombres y las mujeres se ven igualmente afectados por el dolor lumbar, que puede variar desde un dolor sordo y constante hasta una sensación repentina y aguda que puede dejar a la persona incapacitada. El dolor puede comenzar abruptamente como resultado de un accidente o al levantar algo pesado, o puede desarrollarse con el tiempo debido a cambios en la columna relacionados con la edad. Los estilos de vida sedentarios también podrían sentar las bases para el dolor lumbar, especialmente cuando una rutina de muy poco ejercicio está marcada por un riguroso entrenamiento de fin de semana.

Tipos de dolor de espalda

Dolor de espalda agudo
Dolor de espalda subagudo
Dolor de espalda cronico

Factores de riesgo para el dolor de espalda crónico

La primera instancia de dolor lumbar generalmente ocurre entre las edades de 30 y 50, y el dolor de espalda se vuelve más común con la vejez. A medida que las personas envejecen, la pérdida de fuerza ósea debido a la osteoporosis puede provocar fracturas, reducción de la elasticidad muscular y disminución del tono. Los discos intervertebrales comienzan a perder líquido y flexibilidad con la edad, disminuyendo su capacidad para amortiguar las vértebras, junto con el riesgo de estenosis espinal.

El dolor de espalda es más común entre quienes no realizan actividad física con regularidad. Aunque es fácil agregar grasa corporal no deseada, el estrés innecesario en la espalda puede deberse a malos hábitos alimenticios y simplemente al sobrepeso, lo que a menudo conduce a dolor lumbar. Los estudios demuestran que el ejercicio aeróbico de bajo impacto es beneficioso para mantener la integridad de los discos intervertebrales y puede proteger contra el desarrollo de dolor de espalda crónico.

Los problemas de salud mental preexistentes, como la ansiedad y la depresión, en realidad podrían influir en qué tan cerca uno se enfoca en su dolor de espalda, así como en su percepción de su nivel de gravedad. El dolor de espalda que se vuelve crónico también podría contribuir al desarrollo de factores psicológicos aún mayores. El estrés mental puede afectar al cuerpo de muchas formas, incluida la tensión muscular, que puede tener consecuencias más graves para la salud.

Algunas causas de dolor de espalda, como la espondilitis anquilosante, una forma de artritis que involucra la fusión de las articulaciones de la columna que conduce a cierta inmovilidad de la columna, a menudo son causadas por factores genéticos que no pueden mitigarse tan fácilmente como la postura corporal y el aumento de peso. .

Tener un trabajo que requiera levantar mucho peso, empujar o tirar, especialmente cuando implica girar o hacer vibrar la columna, a menudo puede provocar lesiones en la espalda baja y / u otro dolor. Además, una ocupación que no implique mucha o ninguna actividad, como un trabajo de escritorio, también puede provocar dolor de espalda, especialmente si tiene una mala postura o se sienta en una silla la mayor parte del día sin el apoyo adecuado para la espalda.

¿Qué causa el dolor de espalda crónico?

El dolor de espalda es algo que nos afecta a casi todos en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, el dolor de espalda crónico, dolor en la espalda que dura un período prolongado de tiempo, no es algo que todos experimentamos. Para aquellos que lo hacen, es una experiencia muy incómoda y una dolencia a veces debilitante. Hay muchas causas para el dolor de espalda crónico:

Una de las causas más comunes de dolor de espalda crónico se debe a algún tipo de trauma físico, como un accidente automovilístico. Este tipo de accidentes pueden ocasionar todo tipo de problemas que lo afectarán durante mucho tiempo. Los discos rotos, los músculos y ligamentos desgarrados o desgarrados e incluso el tejido cicatricial que se desarrolla durante el proceso de curación pueden causar problemas a las personas. Este tipo de problemas pueden perseguir a las personas durante largos períodos de tiempo. Dañar gravemente un disco en la espalda es algo que le dará dolor durante un período prolongado de tiempo, ya que no se cura rápidamente y la mayoría de las veces no vuelve a la misma condición que tenía antes de la lesión. Las personas con lesiones como estas deben trabajar en estrecha colaboración con su médico y asegurarse de que estén recibiendo la mejor ayuda posible para tratar de prevenir o aliviar cualquier dolor crónico que pueda surgir.

La postura también puede ser una gran causa de dolor de espalda crónico. Un error común que tiene la gente es que la postura solo importa cuando estás sentado o de pie. Eso no es cierto. La postura importa sin importar lo que estés haciendo. Quieres tener una buena postura, especialmente cuando se trata de actividades físicas como levantar objetos pesados o practicar deportes. Una mala postura puede provocar una ruptura de los tejidos conectivos, dejarlo en riesgo de lesiones en la columna y los músculos y degeneración de la columna.

El dolor de espalda crónico también puede ser el resultado de la ruptura del tejido conectivo de la columna. Cuando estos tejidos se rompen, no hay tanto acolchado como se necesita y los huesos tienden a rozarse entre sí. Este tipo de frotamiento o rechinamiento causa un dolor intenso a las personas y es muy difícil de tratar. Esto también es común en pacientes con lesiones graves en la espalda porque el tejido cicatricial que ayuda en el proceso de curación no es tan elástico y acolchado como el tejido conectivo normal, lo que significa que no puede soportar las actividades diarias con tanta facilidad.

La otra causa principal de dolor de espalda crónico es la enfermedad. Existen varias enfermedades que pueden contribuir a los problemas de espalda. Enfermedades como la escoliosis, la osteoporosis, la estenosis espinal y la ciática pueden contribuir.

  • Escoliosis es una curvatura de la columna vertebral que comienza a afectar a las personas desde una edad temprana. Puede ser bastante severo y resultar en una cirugía correccional, pero la mayoría de los casos son leves y no requieren tratamiento.
  • Osteoporosis es una enfermedad que causa la rotura de los huesos, lo que resulta en fragilidad de los huesos. El potencial de esta enfermedad aumenta con la edad y es especialmente alto para las mujeres blancas y asiáticas después de la menopausia.
  • Estenosis espinal es una enfermedad que resulta en el estrechamiento del canal espinal que causa presión sobre la columna. Esta presión adicional puede ser la fuente de un dolor muy severo para quienes padecen estenosis espinal.
  • Ciática es un dolor relacionado con el nervio ciático, que va desde la zona lumbar hasta las piernas. La ciática suele ser el resultado de una hernia de disco o espolones óseos y puede tratarse eficazmente en tres semanas. Sin embargo, algunos casos de ciática duran varias semanas, si no meses, y pueden resultar en una cirugía correctiva.

Todas estas dolencias son muy graves. Si experimenta estos síntomas de dolor de espalda crónico, debe buscar ayuda profesional de nuestros especialistas en dolor de espalda de Plano de inmediato. Aunque algunos síntomas no se pueden curar, existen técnicas de manejo del dolor y de afrontamiento para ayudarlo a hacer su vida lo más fácil y manejable posible.

¿Cómo se diagnostica el dolor de espalda?

el-instituto-de-células-madre-nuestra-filosofía

Un historial médico completo y un examen físico desde el principio pueden ayudar a identificar cualquier afección grave que pueda estar causando el dolor. Durante el examen, Dr. Rodríguez le preguntará sobre la fuente y la gravedad de su dolor de espalda, la duración de los síntomas y cualquier condición de salud previa que pueda estar relacionada con el dolor. Junto con un examen de espalda completo, puede realizar exámenes cerebrales. La causa del dolor lumbar crónico aún puede ser difícil de determinar, incluso después de un examen neurológico completo.

Las pruebas de imagen no están justificadas en la mayoría de los casos de tratamiento para el dolor lumbar. Bajo ciertas circunstancias, el Dr. Rodríguez puede usar una radiografía para descartar causas específicas de dolor. Las radiografías muestran las estructuras óseas y cualquier desalineación o fracturas vertebrales. Los tejidos blandos, como músculos, ligamentos o discos abultados no son visibles en las radiografías convencionales.

Las tomografías computarizadas se utilizan a menudo para ver estructuras de la columna que no se pueden ver en las radiografías convencionales. Con una computadora, la tomografía computarizada crea una imagen tridimensional a partir de una serie de imágenes bidimensionales.

La resonancia magnética es una forma no invasiva de identificar una afección que puede requerir tratamiento quirúrgico inmediato. Las imágenes por resonancia magnética también pueden producir imágenes de tejidos blandos, como músculos, ligamentos, tendones y vasos sanguíneos. El Dr. Rodríguez considera las resonancias magnéticas si sospecha de un problema grave, como infección, tumor, inflamación, hernia o ruptura de disco o presión sobre un nervio.

Dolor de espalda

El malestar de la espalda baja es una condición de salud que muchas personas experimentan en algún momento de sus vidas. El malestar de la espalda baja comienza debajo de la caja torácica y puede ser intenso. Es importante tener en cuenta; el malestar de la espalda baja a menudo mejora por sí solo; sin embargo, cuando no es así, hay una variedad de tratamientos que se pueden aplicar.

Hay una variedad de causas para el dolor lumbar; una de las causas más comunes es la distensión / esguince muscular. Una distensión ocurre cuando hay un desgarro de un músculo o tendón. Un esguince es cuando se rompe un ligamento. Otra causa de malestar en la espalda baja es un disco abultado y roto. Osteoartritis de la columna vertebral es otra causa de molestias en la espalda baja.

Hay varias estadísticas interesantes pero desconcertantes sobre el dolor lumbar, como evitar que muchos trabajen, así como otras actividades cotidianas y ser la razón más común por la que muchos sufren pérdida de sueño. Además, más de 250 millones de personas perdieron días laborales en un año y los expertos estiman que el 80 por ciento de la población de los EE. UU. Experimentará molestias en la espalda en algún momento de sus vidas.

Millones de personas sufren de dolor lumbar todos los días; al menos cuatro de cada cinco personas experimentan dolor de espalda en algún momento de sus vidas. Las formas de prevenir el dolor lumbar son hacer ejercicio con más regularidad, controlar su peso, dejar de fumar, dormir boca arriba o de costado, hablar con su médico y ser consciente de su postura, especialmente cuando está sentado en un escritorio. Otras formas de prevenir el dolor lumbar son mejorar su postura, usar zapatos cómodos y estirarse de manera regular.

Los síntomas comunes de las molestias en la zona lumbar son una sensación de dolor sordo en la zona lumbar, un dolor punzante o punzante que puede irradiarse por la pierna hasta el pie, una incapacidad para pararse derecho sin dolor o una disminución del rango de movimiento.

  1. Los síntomas del dolor de espalda suelen ser de corta duración, pero pueden durar días o semanas.
  2. Los síntomas del dolor de espalda que pueden indicar problemas graves son la pérdida del control de los intestinos o la vejiga, fiebre o entumecimiento, hormigueo o debilidad en una o ambas piernas.

Existen varios factores de riesgo para las molestias de espalda, como trabajar en un entorno sedentario, no hacer ejercicio, realizar actividades de alto impacto sin estirar ni calentar, ser mayor, obeso, fumar y ser diagnosticado con una determinada condición de salud como la artritis.

Para el dolor lumbar, el Dr. Rodríguez hablará con usted sobre sus síntomas, le hará un examen y luego decidirá si son necesarias otras herramientas de diagnóstico para evaluar su condición. Las herramientas de diagnóstico que se utilizan para este propósito son radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas, análisis de sangre, gammagrafías óseas o estudios de nervios como una EMG.

En la mayoría de los casos, el dolor de espalda mejora en unas pocas semanas. Sin embargo, si el dolor persiste, los analgésicos de venta libre y el uso de calor pueden ayudar.

  1. Las actividades ligeras como caminar pueden ayudar, así como los relajantes musculares, los analgésicos tópicos y los narcóticos.
  2. Antidepresivos e inyecciones como cortisona.
  3. Además, su médico también puede sugerir fisioterapia.
  4. La fisioterapia, como el calor, el ultrasonido y la estimulación eléctrica, brindan alivio a algunos.
  5. La medicina alternativa son la atención quiropráctica, la acupuntura, el masaje y el yoga.

Tratamiento del dolor de espalda en Dallas

El tratamiento para el dolor lumbar generalmente depende de si el dolor es agudo o crónico. En general, la cirugía se recomienda solo si hay evidencia de empeoramiento del daño nervioso y cuando las pruebas de diagnóstico indican cambios estructurales para los cuales se han desarrollado procedimientos quirúrgicos correctivos. El Centro de Alivio del Dolor es cauteloso al administrar analgésicos recetados (a menos que sea después de una cirugía) y, a menudo, recomendamos una cirugía mínimamente invasiva y enfoques terapéuticos antes de recetar medicamentos potencialmente dañinos.

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.