ESPECIALISTA EN DOLOR DE RODILLAS EN PLANO, TEXAS

El dolor de rodilla puede afectar a cualquier persona, joven o mayor. Aunque es más común en personas mayores de 40 años, las lesiones deportivas hacen que varios jóvenes también sufran dolor de rodilla. Deportes de alto impacto como correr, fútbol, baloncesto o hockey. Las afecciones médicas como la artritis, la gota y las infecciones tienden a ser más comunes en los pacientes mayores.

 

Antes de buscar opciones invasivas, como inyecciones o cirugía, es mejor comprender por qué tiene dolor de rodilla. Con esta información, usted y su médico pueden ayudar a determinar un plan de atención que podría ser menos invasivo.

 

Si bien someterse a un reemplazo de rodilla es una forma eficaz de tratar muchos tipos de dolor de rodilla, debería ser un último recurso. Algunos pacientes son simplemente demasiado jóvenes para el procedimiento. Las rodillas artificiales duran entre 15 y 20 años. Después de eso, muchos requerirán cirugía adicional.

Siempre que tratamos el dolor de rodilla, tendemos a ver los mismos patrones de causa.

Lesiones
  • Menisco desgarrado: el menisco es un trozo de cartílago que absorbe el impacto entre la espinilla y los huesos del muslo. Si de repente tuerce la rodilla, podría romperse el menisco. Si se rompe, perderá su capacidad de absorción de impactos. Esto causa dolor y daño a las áreas circundantes.
  • Desgarro del LCA: el LCA (ligamento cruzado anterior) es uno de los cuatro ligamentos que conectan el muslo y la espinilla. Los desgarros del LCA son comunes en los atletas. Especialmente aquellos que practican deportes que requieren cambios bruscos de dirección como baloncesto, fútbol o fútbol.
  • Bursitis: las bursas son pequeños sacos llenos de líquido que protegen los huesos, tendones y músculos que rodean las articulaciones. En pacientes con bursitis, las bolsas se inflaman. Esto causa dolor.
  • Tendinitis rotuliana: la tendinitis es una inflamación de los tendones. La rótula es la rótula.
  • Fractura: cualquier número de accidentes puede causar roturas o fracturas en los huesos cercanos o en la rodilla. Si tiene osteoporosis, aumenta su riesgo de fracturas.

 

Problemas estructurales o mecánicos

Articulaciones dislocadas: si su rótula (rótula) se mueve, es casi seguro que experimentará dolor.

Dolor proveniente de otras articulaciones. Las personas que tienen dolor en las caderas o los pies pueden adaptarse a ese dolor caminando de una manera diferente. Alterar su puerta puede causar dolor de rodilla.

Artritis
Hay muchos tipos de artritis. Los tipos que tienden a causar dolor de rodilla son:

  • La gota es una condición dolorosa que surge de los cristales de ácido úrico que se forman alrededor de una articulación. Es más común en los pies y las rodillas.
  • La pseudogota tiene síntomas similares a los de la gota, pero las causas son diferentes. Ambas condiciones provienen de cristales alrededor de las articulaciones. Sin embargo, la pseudogota proviene de cristales de pirofosfato de calcio dihidratado.

 

Artritis Reumatoide

Un trastorno autoinmune que puede afectar las articulaciones, así como la piel, los órganos, el apetito, el tejido nervioso, entre otras cosas. Esto sucede cuando el sistema inmunológico ataca la membrana sinovial. Este es el revestimiento de las membranas que rodean las articulaciones.

Osteoartritis

Hace que el cartílago que recubre la articulación de la rodilla se desgaste y se vuelva áspero. Es más común en personas mayores de 50 años.

 

La artritis séptica suele ir acompañada de fiebre. Si la articulación de la rodilla se infecta, es posible que experimente hinchazón, enrojecimiento y dolor. Por lo general, no hay trauma antes de la aparición del dolor. Además, la artritis séptica puede causar rápidamente un daño extenso al cartílago de la rodilla. Si tiene dolor de rodilla con alguno de estos síntomas, consulte a su médico de inmediato.

El dolor detrás de la rodilla también se conoce como dolor posterior de la rodilla. Siempre debe hablar con un médico si el dolor en la parte posterior de la rodilla se agrava. Especialmente si tiene hinchazón en la pantorrilla. Esto podría indicar que tiene un coágulo en algún lugar de la pierna. A esto se le llama trombosis venosa profunda. Es un problema grave que necesita tratamiento urgente.

 

Algunas de las posibles causas incluyen:

Quistes

Un quiste es un crecimiento anormal, no canceroso, lleno de líquido. El tipo más común de quiste en este caso es un quiste poplíteo, también llamado quiste de Baker. Está ubicado en una depresión poco profunda detrás de la rodilla. El quiste de Baker a menudo se asocia con otras dolencias de la rodilla.

Muchos tipos de lesiones pueden causar quistes. Los quistes en la rodilla generalmente provienen de golpes fuertes en la rótula, caídas hacia adelante o deportes de contacto. Cuando los quistes estallan, algunos escuchan un estallido. Muchos sentirán cómo el calor se extiende por la pantorrilla. Suelen aparecer enrojecimiento y hematomas.

Lesión de rodilla

Los deportes de contacto suelen provocar lesiones en las rodillas. Las lesiones de rodilla también son el resultado de un equilibrio deficiente, sobrepeso, caídas y articulaciones debilitadas.

Artritis

El dolor de rodilla por artritis reumatoide y osteoartritis tiende a concentrarse en la parte delantera de la rodilla. Sin embargo, es posible que el dolor también se extienda a la parte posterior de la rodilla.

Inflamación de la articulación

La inflamación ocurre con cualquiera de las causas mencionadas anteriormente.

Crecimiento canceroso o benigno

Esto es extremadamente raro. Para muchos, además del dolor, puede haber hinchazón en la parte posterior de la rodilla. En algunos casos, se irradia hacia la pantorrilla. Si experimenta hinchazón y sensibilidad en la pantorrilla, consulte a un médico. Podría indicar un coágulo en la pierna conocido como trombosis venosa profunda. Esto necesita atención médica urgente.

Para muchas personas, el dolor de rodilla es inevitable. La mayoría de las personas pueden prevenir o mejorar sus síntomas con métodos simples y de bajo costo.

 

Pierda peso: el peso adicional ejerce una presión adicional sobre las articulaciones. Especialmente tus rodillas.

 

Ejercicios de bajo impacto para fortalecer las rodillas: los beneficios cardiovasculares de correr son excelentes, pero el daño que a veces puede causar en las articulaciones no vale la pena para algunos. Elija ejercicios de bajo impacto como natación, ciclismo y entrenamiento de fuerza.

 

Use los analgésicos con cuidado: los opioides solo deben usarse en casos extremos y raros. Son adictivos y no tratan el dolor de rodilla a largo plazo. Los analgésicos de venta libre, como los antiinflamatorios no esteroides, tratan la inflamación que causa el dolor. Siempre hable con un profesional médico sobre qué analgésicos son adecuados para usted.

 

Practique con cautela: aprender a realizar una actividad de la mejor manera para su cuerpo puede llevar tiempo y práctica diligente. Siempre asegúrese de utilizar la mejor forma posible cuando haga ejercicio. Consulte con un fisioterapeuta, entrenador personal u otro experto para asegurarse de que está realizando los ejercicios correctamente.

 

Regeneración del cartílago: este es un procedimiento innovador que reemplaza el cartílago dañado o desgastado de la rodilla. Su nombre científico es implantación de condrocitos autólogos (ACI). Este procedimiento extrae células de cartílago sanas de la rodilla dañada. A continuación, las muestras de cartílago se cultivan en un laboratorio durante cuatro a seis semanas. Luego, las nuevas células se inyectan en la articulación dañada. Esto permite la regeneración articular con el cartílago circundante. Este procedimiento mínimamente invasivo es mejor para personas con una o dos áreas de pérdida de cartílago. Si tiene un daño más extenso, es posible que necesite un reemplazo de rodilla.

 

Ablación por radiofrecuencia (RFA): destruye los nervios sensoriales que permiten que las señales de dolor viajen desde la rodilla hasta el cerebro. Esto tiende a ser una solución temporal. Los nervios volverán a crecer en seis a 24 meses y, con eso, el dolor podría regresar.

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Dado que usamos nuestras rodillas mucho todos los días para caminar, trepar o saltar, se desgastan fácilmente. Los ejercicios para fortalecer la rodilla no afectan directamente la articulación de la rodilla. Más bien, fortalecen los músculos que lo rodean. Cuando tenga músculos fuertes en las piernas, sus rodillas estarán mejor apoyadas. Esto, a su vez, previene futuros dolores y lesiones de rodilla.

 

Si fortalece los cuádriceps y los músculos isquiotibiales, puede reducir el dolor. Esto facilita la movilidad. La fisioterapia es la mejor opción para la mayoría. Un fisioterapeuta puede crear un régimen de fortalecimiento personalizado. Esto se enfocará en los músculos débiles que causan su tipo específico de dolor.

La inyección de ácido hialurónico en la rodilla es un procedimiento sencillo. Se puede realizar en la oficina. Su médico inyectará el ácido hialurónico directamente en el área alrededor de la articulación. Muchos pacientes necesitarán más de una inyección para tratar el dolor de rodilla. La cantidad de inyecciones necesarias depende del tipo de preparación de hialuronano que se utilice y de la gravedad del dolor. Muchas personas reciben una inyección por semana durante un período de tres a cinco semanas.

 

En caso de que su tratamiento haya sido eficaz, algunos pueden ver resultados positivos en unos pocos días. Muchos necesitarán más de una inyección para eliminar el dolor. Después de un tratamiento exitoso, el alivio puede durar varios meses. Este es uno de los únicos tratamientos aprobados por la FDA para personas que tienen osteoartritis en la rodilla.

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra naturalmente en el cuerpo. Para aquellos con articulaciones normales y saludables, el cuerpo produce una gran cantidad de ácido hialurónico para lubricar las articulaciones. Sin embargo, para aquellos con osteoartritis, no hay suficiente ácido hialurónico. Algunos médicos recomiendan inyectar ácido hialurónico en la rodilla para complementar la producción natural del cuerpo.

 

Puede tratar a personas con osteoartritis. Esta puede ser una buena opción para las personas que han probado otros tratamientos no invasivos para el dolor de rodilla.

Más condiciones

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.