TRATAMIENTO DE OSTEOPOROSIS EN PLANO, TEXAS

La osteoporosis significa "hueso poroso". Hace que los huesos se vuelvan frágiles y débiles. Para las personas con osteoporosis, incluso un resbalón y una caída menores o el estrés por estornudar o toser pueden causar una fractura. Es más probable que las fracturas por osteoporosis ocurran en las caderas, muñecas o columna vertebral.

 

Bajo un microscopio, el hueso parece un panal. A medida que avanza la osteoporosis, los agujeros y espacios dentro del panal se vuelven mucho más grandes que en personas con huesos sanos. Las personas con osteoporosis tienen baja masa y densidad ósea.

 

En niños y adultos jóvenes, el tejido óseo se reemplaza más rápido de lo que se descompone. Para cuando la mayoría de nosotros llegamos a los 30, hemos alcanzado nuestra densidad ósea máxima. Después de eso, el tejido óseo comienza a disminuir más rápido de lo que se acumula.

A menudo, las personas no saben que tienen osteoporosis hasta que se produce una fractura. A veces, hay signos de que alguien tiene osteoporosis antes de romperse o fracturarse los huesos. Esto podría incluir:

  • Dolor de espalda
  • Postura encorvada y pérdida gradual de altura.

 

Si tiene un familiar cercano que se fracturó una cadera, debe considerar hablar con un médico sobre su riesgo de osteoporosis.

Hay varios factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar osteoporosis. Algunos de estos son genéticos y otros se relacionan con opciones de estilo de vida, afecciones médicas y medicamentos.

Estilo de vida sedentario: quienes pasan mucho tiempo sentados o acostados tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis que quienes hacen ejercicio con regularidad. Los ejercicios con pesas que promueven el equilibrio y una buena postura combaten la pérdida de masa ósea. Estos incluyen: caminar, correr, saltar, bailar y levantar pesas.

 

Consumo excesivo de alcohol: si consume regularmente más de dos bebidas alcohólicas al día, corre un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.

 

Consumo de tabaco: el uso de cualquier producto de tabaco puede contribuir al debilitamiento de los huesos.

La osteoporosis sexual es más común en mujeres. En mujeres mayores de 65 años, casi 25% experimentan osteoporosis. Solo alrededor del 5% de los hombres mayores de 65 años desarrollan osteoporosis.

 

Niveles hormonales: los niveles bajos de hormonas sexuales tienden a debilitar los huesos. Durante la menopausia, los niveles de estrógeno de las mujeres tienden a disminuir. Además, los tratamientos para el cáncer de mama pueden reducir el estrógeno. Los hombres a menudo ven una reducción de la testosterona a medida que envejecen. Muchos tratamientos para el cáncer de próstata reducen los niveles de testosterona en los hombres. La sobreproducción de hormonas tiroideas puede provocar pérdida de masa ósea. Tomar medicamentos con hormona tiroidea para tratar una tiroides hipoactiva también puede causar pérdida de masa ósea. A veces, las glándulas suprarrenales y paratiroides hiperactivas también pueden contribuir a la debilidad ósea.

  • Edad: el riesgo de osteoporosis aumenta con la edad.
  • Raza: las personas de ascendencia asiática o caucásica tienen más probabilidades de desarrollar osteoporosis.
  • Genética: si alguien de su familia tiene osteoporosis, en particular sus padres o hermanos, es posible que corra un mayor riesgo.
  • Tipo de cuerpo: tanto los hombres como las mujeres que tienen una estructura pequeña tienden a tener un mayor riesgo de osteoporosis. Esto se debe a que, para empezar, tienen menos masa ósea para que los huesos débiles se recluten a medida que envejecen.
  • Dieta: las personas que consumen una cantidad baja de calcio tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis. Aquellos que se han sometido a una cirugía gastrointestinal pueden tener problemas para absorber algunos nutrientes como el calcio. Los trastornos alimentarios que hacen que alguien restrinja severamente la ingesta de alimentos y se vuelva bajo de peso debilitan los huesos tanto en hombres como en mujeres
  • Medicamentos: algunos esteroides, como la prednisona y la cortisona, interfieren con la reconstrucción ósea. La osteoporosis también puede resultar del tratamiento de cualquiera de los siguientes: rechazo de trasplante, convulsiones, reflujo gástrico y cáncer.
  • Afecciones preexistentes: las personas con las siguientes afecciones pueden tener un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis: Artritis Reumatoide, Mieloma múltiple, Lupus, Cáncer, Enfermedad renal o hepática e IBS (Síndrome inflamatorio intestinal).

Se realiza una prueba de densidad mineral ósea con una exploración por absorpitiometría de rayos X de energía dual (DXA). Es una forma mejorada de tecnología de rayos X. A veces, ciertos tipos de ecografías y tomografías computarizadas ayudan a diagnosticar la osteoporosis, pero esto es menos común que la exploración por DXA.

 

Se anima a las mujeres de 65 años o más a que hablen con sus médicos sobre la posibilidad de hacerse pruebas de detección de osteoporosis. Mujeres de 50 a 64 años con factores de riesgo como tener padres que se rompan la cadera.

 

Hable con su médico si le preocupa la osteoporosis.

Hay algunos factores bajo su control que pueden reducir su riesgo de osteoporosis.

Dieta
  • Proteína: existe evidencia contradictoria sobre el impacto de la proteína en la densidad ósea. Algunas personas que no consumen suficientes proteínas, como los vegetarianos y veganos, pueden tener riesgo de osteoporosis.
  • Calcio: tanto los hombres como las mujeres de entre 18 y 50 años deben consumir 1000 miligramos de calcio al día. A medida que las mujeres cumplen 50 años y los hombres 70, la cantidad diaria aumenta a 1200 miligramos por día. Los suplementos de calcio ayudan a quienes no pueden consumir suficiente calcio solo a través de la dieta.
  • Vitamina D: para absorber adecuadamente el calcio, su cuerpo también necesita vitamina D. Es posible obtener algo de vitamina D de la luz solar. Pero aquellos que viven en una latitud alta, pasan mucho tiempo en interiores o usan protector solar regularmente a menudo tienen que tomar suplementos de vitamina D. Los adultos de 51 a 70 años deben ingerir 600 UI (unidades internacionales) de vitamina D todos los días. Después de los 70 años, ese número aumenta a 800. Puede ingerir con seguridad hasta 4.000 UI de vitamina D todos los días.
Ejercicio

El ejercicio le ayuda a desarrollar huesos fuertes que retrasarán la pérdida ósea. Es mejor comenzar en la adolescencia y continuar haciendo ejercicio durante toda la vida. Es mejor combinar el entrenamiento de fuerza con ejercicios de levantamiento de pesas y ejercicios de equilibrio. Nadar, andar en bicicleta y hacer ejercicio en máquinas de bajo impacto, como la máquina elíptica, son excelentes para la salud cardiovascular. Pero no mejoran la salud ósea. Caminar, subir escaleras, saltar la cuerda, saltar, esquiar y otros deportes que causan impactos fortalecen los huesos.

Peso corporal

Tener sobrepeso o bajo peso puede afectar negativamente la salud ósea.

Más condiciones

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.