ESCOLIOSIS

La escoliosis hace que la columna se doble hacia la izquierda, hacia la derecha o hacia ambos. El ángulo de la curva puede ser pequeño, grande o intermedio. Si la curvatura es de más de 10 grados en una radiografía, se considera escoliosis. Los médicos a menudo describen las curvas en forma de "C" y "S".

 

La escoliosis puede desarrollarse a cualquier edad. Aparece con mayor frecuencia entre los 10 y los 12 años o durante la adolescencia. La escoliosis infantil es rara, pero puede afectar a personas antes de los 3 años.

Para la mayoría de los casos de escoliosis, se desconoce la causa. La comunidad médica llama a esto escoliosis idiopática. En otros casos, la escoliosis puede provenir de parálisis cerebral, distrofia muscular o espina bífida. Alternativamente, puede ser una anomalía congénita.

Las personas que tienen escoliosis tienden a inclinarse hacia un lado cuando están de pie. También pueden mostrar signos de:

  • Curvatura en la espalda 
  • La cabeza no está centrada directamente sobre la pelvis.
  • Caderas, cintura u hombros que parecen desiguales
  • Un omóplato que sobresale
  • Costillas que sobresalen más en un lado del cuerpo.

 

Más allá de los síntomas físicamente visibles, otros signos de escoliosis incluyen:

  • Reflejos anormales
  • Dolor en la espalda baja
  • Fatiga por distensión muscular.
  • Entumecimiento y dolor en las piernas.
  • Rigidez en la espalda

 

Las curvas espinales se dividen en dos categorías:

Estructural
  • Suelen ser curvas laterales (de lado) de la columna.
  • Una curva estructural es permanente
  • A menudo es el resultado de una afección médica o una lesión como:
    • síndrome de Marfan
    • Parálisis cerebral
    • Poliomielitis
    • Lesiones de nacimiento
    • Tumores
No estructural
  • Una curva espinal no estructural es temporal.
  • La curvatura es de lado a lado; la estructura de la columna sigue siendo normal.
  • Por lo general, es causada por una afección subyacente como:
    • Diferencia en la longitud de las piernas
    • Espasmos musculares
    • Condiciones inflamatorias que causan espasmos musculares, como apendicitis.

 

En cualquier caso, un médico intentará encontrar y corregir o tratar la causa. 

Los médicos y enfermeras a menudo buscan escoliosis en exámenes de rutina. Harán que su paciente se doble por la cintura para que sea fácil detectar la asimetría del tronco y la curva espinal. Este examen inicial puede detectar problemas potenciales, pero no puede determinar completamente el tipo exacto o la gravedad de la curvatura. 

 

Las pruebas radiográficas como una radiografía, una radiografía de la columna vertebral, una tomografía computarizada o una resonancia magnética son necesarias para diagnosticar con precisión la escoliosis.

Aunque los frenillos tienden a ser la forma más común y eficaz de tratamiento para la escoliosis, su médico puede recomendar una combinación de los siguientes tratamientos:

  • El manejo del dolor
  • Terapia física
    • Los fisioterapeutas trabajan para movilizar las articulaciones y estirar los músculos para mejorar el rango de movimiento y aliviar el dolor.
    • La estimulación eléctrica envía corrientes eléctricas indoloras a nervios específicos para mejorar el rango de movimiento y aliviar el dolor.
    • La liberación miofascial es un tipo de masaje que aborda la tensión en la fascia. La fascia es el tejido conectivo que sostiene sus músculos, huesos y órganos. 
    • Los ultrasonidos sondean las áreas afectadas y promueven la circulación mientras disminuyen la inflamación y el dolor.
    • Las terapias con hielo y calor se pueden realizar en casa. Una combinación de hielo y calor promueve la circulación, combate la inflamación y mejora el rango de movimiento.
  • Cirugía
    • Para los pacientes cuyos síntomas no respondieron a los tratamientos conservadores, la cirugía podría ser la única opción.
    • La intervención quirúrgica temprana es clave en los casos graves. La escoliosis progresa con el tiempo. Someterse a una cirugía de columna más temprano que tarde si es necesario evitará que sus síntomas empeoren.
      • El tipo más común de cirugía de escoliosis se llama fusión espinal. 
    • En casos raros, el hueso puede no sanar y será necesaria otra cirugía. Las complicaciones de la cirugía de columna pueden incluir:
      • Sangrado 
      • Infección
      • Dolor o daño a los nervios
  • Fundición
    • Para los bebés con escoliosis, los médicos pueden optar por yeso en lugar de aparatos ortopédicos para ayudar a que la columna vertebral del bebé crezca en la forma adecuada.
    • Debido a que los bebés crecen rápidamente, el médico deberá cambiar el yeso con regularidad.
  • Tirantes
    • En los niños con escoliosis leve cuyos huesos aún están creciendo, los aparatos ortopédicos pueden prevenir una mayor progresión de la curva. Un aparato ortopédico no necesariamente curará o revertirá la escoliosis, por lo que se pueden prescribir otras terapias en combinación. 
    • La forma más común de aparatos ortopédicos para la escoliosis está hecha de plástico. Están contorneados para adaptarse al cuerpo, por lo que son casi invisibles debajo de la ropa. Se ajustan debajo de los brazos y alrededor de la caja torácica, la zona lumbar y las caderas. 
    • Los aparatos ortopédicos son más efectivos si se usan con la mayor frecuencia posible. Es posible quitarse los aparatos ortopédicos para participar en deportes u otras actividades físicas.
    • Los aparatos ortopédicos como tratamiento tienden a interrumpirse después de que los huesos dejan de crecer.

Como la mayoría de las afecciones, es mejor tratar la escoliosis lo antes posible. La intervención temprana es clave para reducir la curvatura severa de la columna. Hable con un médico en The Pain Relief Center hoy para obtener más información sobre la escoliosis llamándonos al (214) 709-1904 o solicitando un cita en línea.

Más condiciones

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.