FASCIITIS PLANTAR

La fascitis plantar es una causa común de dolor de talón. Para algunas personas, puede significar un dolor punzante que se produce con los primeros pasos por la mañana. Por lo general, después de levantarse y moverse, el dolor disminuye. Pero para muchas personas que sufren de fascitis plantar, puede volver a aparecer mucho tiempo después de estar de pie. El dolor también puede ocurrir al ponerse de pie después de estar sentado durante largos períodos de tiempo. Proviene de la inflamación de una banda gruesa de tejido que atraviesa la planta del pie y que conecta el hueso del talón con los dedos de los pies.

Si tiene dolor y sensibilidad en la planta del pie, es posible que tenga fascitis plantar. El dolor a la palpación suele localizarse cerca del talón, pero a veces duele toda la planta del pie. La fascitis plantar generalmente comienza gradualmente con un dolor leve en el talón, a menudo denominado hematoma de piedra. La mayoría de las personas lo sienten después del ejercicio, más que durante el mismo. El dolor suele aparecer inmediatamente después de levantarse de la cama por la mañana y después de sentarse. A menudo puede dificultar el caminar y correr, especialmente en superficies duras. A veces, la planta del pie puede sentirse caliente, hinchada y sensible.

Existen algunos factores de riesgo asociados con la fascitis plantar. Éstos incluyen:

  • Edad - Las personas entre 40 y 70 años tienen el mayor riesgo de desarrollar fascitis plantar.
  • Género - Las mujeres tienden a desarrollar fascitis plantar a tasas más altas. Las mujeres embarazadas experimentan los síntomas de la fascitis plantar. Ocurre comúnmente en las últimas etapas del embarazo.
  • Nivel de actividad - Los corredores corren el riesgo de desarrollar fascitis plantar, especialmente aquellos con músculos tensos de la pantorrilla. Los músculos tensos de la pantorrilla limitan la flexión de los tobillos, lo que puede ejercer presión sobre los pies. Cualquier ejercicio que ejerza mucha presión sobre los talones o los tejidos adheridos. Esto podría incluir baile de ballet o ejercicios de alto impacto. Los trabajos que requieren que usted permanezca de pie o trabaje en superficies duras durante muchas horas pueden contribuir a la fascitis plantar. Por lo general, esto incluye a maestros, médicos, trabajadores de fábricas y trabajadores de restaurantes.
  • Peso - Si tiene sobrepeso u obesidad, corre un mayor riesgo. El exceso de peso puede ejercer una presión adicional sobre los ligamentos del pie y la pierna.
  • Mecánica del pie - Si tiene pies planos, un arco alto o incluso un patrón anormal de caminar, puede desarrollar fascitis plantar. Aquellos con un tendón de Aquiles tenso, el tendón que une el músculo de la pantorrilla al talón, podrían desarrollar dolor por fascitis plantar. Aunque los médicos solían creer que los espolones del talón causan fascitis plantar, los espolones del talón en realidad no la causan.

Los médicos del Centro de alivio del dolor realizarán un examen físico y conocerán el historial de su afección. En ocasiones, para descartar otras causas de dolor en el talón como fracturas, tumores o espolones en el talón, realizaremos una radiografía. A veces también utilizamos imágenes de ultrasonido y resonancias magnéticas para diagnosticar la fascitis plantar.

Algunos tratos se puede hacer en casa y requieren soluciones económicas. Si su dolor es persistente y severo, los expertos en el Centro de Alivio del Dolor puede recomendar un plan de tratamiento más riguroso. Los tratamientos pueden incluir:

  • Medicamentos: tomar medicamentos para aliviar el dolor, como ibuprofeno o naproxeno sódico. No debe tomarlos durante más de un mes. Hable con su médico sobre cómo tomarlos.
  • Fisioterapia: esto puede incluir estirar y fortalecer los músculos de las piernas, lo que ayudará a estabilizar el tobillo y el talón.
  • Poner hielo en las áreas dolorosas. Usar férulas por la noche para estirar la pantorrilla y el pie mientras duerme.
  • Descanso: es posible que deba dejar de realizar actividades que le causen dolor

 

Después de comenzar el tratamiento, debe esperar ver una mejoría dentro de los 10 meses. Si aún siente dolor después de eso, su médico en el centro de alivio del dolor puede sugerir tratamientos más serios. Esos podrían incluir inyecciones de cortisona, un tipo de esteroide. La cortisona reduce la inflamación que causa el dolor. En casos raros, podríamos recomendar una cirugía.

El uso de zapatos de apoyo con soporte para el arco puede reducir el riesgo de fascitis plantar. Reemplace su calzado con regularidad. Si eres corredor, asegúrate de cambiarte los zapatos cada 500 millas que corras. Asegúrese siempre de estirar las pantorrillas, el tendón de Aquiles y la fascia plantar antes de hacer ejercicio. Incorpora ejercicios de bajo impacto en tu rutina, como nadar o andar en bicicleta. Esto ayudará a prevenir el estrés en sus pies y piernas.

Mantener un peso saludable no solo mejorará su salud en general, sino que puede reducir su riesgo de fascitis plantar.

Contáctenos hoy para obtener más información o para programar una cita. Los expertos del Pain Relief Center están dedicados a ayudarlo a reducir o eliminar el dolor de la fascitis plantar.

Más condiciones

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.