HERPES

El herpes zóster es una infección viral. Se desarrolla como una erupción cutánea dolorosa en ciertas partes del cuerpo. Aunque el herpes zóster puede aparecer en cualquier parte de su cuerpo, generalmente aparece como una sola franja de ampollas que envuelve un lado de su torso, cuello o cara. El ciclo de la culebrilla dura de 3 a 5 semanas. A menudo sentirá una sensación de hormigueo, ardor, entumecimiento o picazón debajo de la piel antes de desarrollar una erupción. La erupción suele desaparecer en un plazo de 7 a 10 días.

El dolor es el primer signo de herpes zóster. A veces, las personas confunden el dolor de la culebrilla con otros problemas de salud, dependiendo de dónde se desarrolle el dolor. Es posible experimentar dolor de herpes zóster sin desarrollar un sarpullido. Por lo general, la erupción solo se desarrollará en un lado de su cuerpo.

 

Los síntomas más comunes de la culebrilla incluyen:

  • Dolor, ardor, hormigueo o entumecimiento
  • Sensibilidad al tacto
  • Picor
  • Una erupción roja que aparece unos días después de que comienza el dolor.
  • Ampollas que se abren y forman costras

 

Otros síntomas algo menos comunes incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz
  • Fiebre
  • Fatiga

 

Por lo general, 5 días después del inicio del dolor, es posible que vea una erupción roja en el área. La erupción se ve como pequeños grupos de ampollas llenas de líquido. También puede experimentar fiebre, dolor de cabeza, fatiga u otros síntomas similares a los de la gripe.

 

Después de 10 días, las ampollas se secan y forman costras. Estas costras suelen desaparecer después de algunas semanas. Algunas personas continúan experimentando dolor incluso después de que las costras desaparecen.

Su médico primero aprenderá sobre el historial de su dolor y buscará signos de erupción y ampollas. Le preguntarán si alguna vez ha tenido varicela. También podría tomar una muestra de tejido o un cultivo de las ampollas para examinarlas en un laboratorio.

Cualquiera que haya tenido varicela está en riesgo de desarrollar herpes zóster. Poco después de que se cura la varicela, el virus pasa de la piel a un área cercana a la médula espinal y el cerebro. El virus permanece allí durante muchos años sin ser detectado. Puede activarse cuando el sistema inmunológico de una persona está debilitado. 

 

Hay algunos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar herpes zóster:

  • Edad–El riesgo de desarrollar herpes zóster aumenta con la edad. El herpes zóster es más común en personas mayores de 50 años. Los expertos dicen que la mitad de todas las personas mayores de 80 años desarrollarán herpes zóster.
  • Ciertas enfermedades–Cualquier cosa que debilite su sistema inmunológico, como el VIH / SIDA y el cáncer, aumenta su riesgo de desarrollar herpes zóster.
  • Tratamientos contra el cáncer–La quimioterapia o la radiación pueden debilitar su sistema inmunológico y pueden aumentar su riesgo de culebrilla.
  • Medicamentos–Los medicamentos que están diseñados para prevenir el rechazo de órganos trasplantados pueden aumentar su riesgo de culebrilla. Cualquier uso prolongado de esteroides también puede desencadenar el herpes zóster.

No existe una cura conocida para el herpes zóster. Existen medicamentos que pueden minimizar los síntomas y retrasar la progresión del herpes zóster. Su médico puede recomendar una combinación de medicamentos e inyecciones. Aunque el herpes zóster no es una afección potencialmente mortal, puede ser increíblemente doloroso.

 

Las vacunas ayudan a reducir el riesgo de herpes zóster. La detección temprana del herpes zóster podría ayudar a acortar el episodio y disminuir el riesgo de complicaciones.

Si tiene herpes zóster, puede transmitir el virus a cualquier persona que no sea inmune a la varicela. Esto sucede si alguien entra en contacto directo con las llagas abiertas de la erupción de la culebrilla. Una vez infectada, la persona desarrollará varicela, no herpes zóster.

 

La varicela es muy peligrosa para algunas personas. Debe esperar a que las ampollas de la culebrilla le salgan una costra antes de entrar en contacto directo con alguien que no haya tenido varicela o la vacuna contra la varicela. También debe evitar el contacto con personas que tengan el sistema inmunológico debilitado, mujeres embarazadas y bebés recién nacidos.

Las posibles complicaciones de la culebrilla pueden incluir:

  • Infecciones de la piel - Pueden desarrollarse infecciones bacterianas si las ampollas de la culebrilla no se tratan adecuadamente
  • Pérdida de la visión - Si tiene culebrilla en cualquier lugar cerca del ojo, incluida la nariz, puede desarrollar una infección ocular dolorosa que podría provocar la pérdida de la visión.
  • Neuralgia postherpética - El dolor puede persistir mucho después de que las ampollas hayan desaparecido. A esto se le llama neuralgia posherpética. Ocurre cuando las fibras nerviosas dañadas envían mensajes confusos de dolor de su piel a su cerebro.
  • Problemas neurologicos - El herpes zóster puede causar inflamación de ciertas funciones del sistema nervioso. Es posible desarrollar inflamación del cerebro, parálisis facial, distorsión auditiva o problemas de equilibrio.

Contáctenos hoy para obtener más información o para programar una cita. Los expertos del Pain Relief Center están dedicados a ayudarlo a reducir o eliminar el dolor de la culebrilla.

Más condiciones

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.