PROLOTERAPIA

MÉDICO DOLOR ARTICULAR PLANO

Tratamiento de Proloterapia Plano

La proloterapia con dextrosa fue el procedimiento de proloterapia original y comenzó a principios del siglo XX. Los médicos usaban azúcar, agua salada u otras sustancias para inyectarse en el lugar de la lesión. La fórmula causó irritación en el lugar del dolor, enviando factores de crecimiento al lugar de la inyección para comenzar el proceso de curación. La terapia con plasma rico en plaquetas también estimula los factores de crecimiento para las lesiones.

 

Para la terapia PRP en Plano, el Dr. Rodríguez realiza el procedimiento extrayendo la sangre de un paciente y separa la alternativa de cirugía invasiva del resto de la sangre girando la sustancia en una centrífuga. El movimiento giratorio hace que las plaquetas se concentren mucho y fortalezcan su poder curativo. El Dr. Rodríguez luego inyecta la alternativa de cirugía invasiva en el cuerpo del paciente. La alternativa de la cirugía invasiva contiene proteínas que estimulan la curación con un poder amplificado en oposición a la normalidad de la curación del factor de crecimiento no modificado.

La proloterapia es un tipo de terapia para el dolor y las afecciones musculoesqueléticas que no se tratan eficazmente con las terapias estándar. Durante un período prolongado de tiempo, se realizan una serie de inyecciones en los sitios de inserciones dolorosas de ligamentos y tendones, así como en el espacio articular adyacente.

Las inyecciones fomentan la proliferación de tejido, por lo que la proloterapia también puede denominarse terapia de inyección regenerativa. La terapia específica depende de la afección, la gravedad de la afección y el dolor sufrido, y la comodidad y las preferencias del médico que administra la terapia.

La terapia proliferativa, o proloterapia, trata al cuerpo al impulsar el proceso de curación de las articulaciones o tejidos lesionados. El Dr. Rodríguez lleva a cabo la proloterapia inyectando una mezcla específica en el cuerpo en el sitio de una lesión para acelerar el proceso de curación. La proloterapia implica el uso de las propias células de la médula ósea, la sangre o la grasa e inyectarlas en un área de dolor o lesión. Existen varias formas de proloterapia y se utilizan para reparar tejidos lesionados.

La proloterapia toma fibroblastos, o células utilizadas para la cicatrización de heridas que se encuentran en los tejidos conectivos, y condrocitos, o células que existen en el cartílago, y los hace proliferar. Mediante el uso de células madre producidas por el cuerpo, que se denominan células madre adultas o mesenquimales, el médico inyecta las MSC en el área de la lesión y las células reparan la estructura y restauran la función de la parte del cuerpo lesionada, como un disco lesionado. El Dr. Rodríguez toma MSC de la médula ósea o la grasa usando un anestésico local y una aguja en la cadera. Luego transfiere las células madre recolectadas al sitio de la lesión mediante una inyección.

El procedimiento de proloterapia dura aproximadamente 10 minutos y produce un dolor leve.

Generalmente, en la proloterapia, ocurren varias sesiones de inyección cada dos a seis semanas durante un curso de varios meses. Durante la sesión, se inyecta un pequeño volumen de una solución irritante. La hipótesis es que estos irritantes causan irritación e inflamación locales y luego cicatrización de los tejidos. Los ligamentos y tendones dañados se agrandan y fortalecen debido al proceso de curación del tejido. Se cree que el proceso mejora la estabilidad y el funcionamiento de las articulaciones y reduce el dolor. Sin embargo, no se han establecido pautas de práctica formales.

Si bien el mecanismo de acción no se ha establecido explícitamente, todavía existen hipótesis sobre cómo funciona el tratamiento. Se ha planteado la hipótesis de que tres proloterapia comunes actúan a través de las siguientes tres vías:

  • La dextrosa hipertónica (el irritante inyectado) actúa mediante la ruptura osmótica de las células locales.
  • La fenil-glicerina-glucosa (el irritante inyectado) actúa por irritación celular local.
  • El morrhuate sódico (el irritante inyectado) actúa por atracción quimiotáctica de mediadores inflamatorios.

 Los tratamientos de proloterapia se pueden usar para una serie de afecciones que incluyen dolor lumbar, dolor en las articulaciones, dolor en la cadera y dolor en la rodilla.

El mecanismo de acción exacto de la proloterapia no se conoce actualmente, pero se han completado estudios y se han presentado hipótesis sobre cómo funciona realmente la respuesta del cuerpo a las inyecciones.

Dolencias comunes de la proloterapia

En los estudios que se han realizado sobre proloterapia desde sus inicios, la terapia se ha evaluado mejor para dolor de espalda, osteoartritis y tendinopatía; Cada una de estas afecciones causa un dolor significativo, puede interferir con las actividades diarias y es difícil de tratar con terapias de atención estándar. La eficacia de la proloterapia con cada una de las tres condiciones mencionadas anteriormente se analiza a continuación.

Proloterapia para el dolor lumbar

En los estudios para la evaluación de los efectos de la proloterapia sobre el dolor lumbar musculoesquelético, los resultados variaron. En cada estudio, se realizaron inyecciones en las inserciones ligamentosas de las apófisis espinosas, el sacro y el ilion. Aproximadamente el 50 por ciento de los participantes del estudio informaron una mejoría en el dolor y / o la discapacidad a los seis meses.

 

Sin embargo, los estudios pueden ser difíciles de evaluar porque los grupos experimentales y de control recibieron diferentes protocolos de tratamiento. Además, ninguno de los ensayos se diseñó para obtener y evaluar un posible mecanismo de acción, por lo que no es posible atribuir la mejoría a una intervención médica específica. En general, los informes positivos de los participantes sobre la mejora del dolor y la discapacidad exigen métodos de investigación más bien diseñados.

Proloterapia para tendinopatías

Las tendinopatías son afecciones tendinosas crónicas y dolorosas por uso excesivo. Se han completado los estudios sobre los efectos de la proloterapia en tendinopatías específicas, incluida la epicondilitis lateral (codo de tenista), la tendinopatía de Aquiles, la tendinopatía del aductor de la cadera y la fascitis plantar.

Aunque todas las tendinopatías mencionadas anteriormente se trataron con diferentes proloterapia específicas, todos los estudios mostraron resultados positivos en el dolor y la discapacidad de los participantes, con resultados que se mantuvieron durante largos períodos de tiempo.

Proloterapia para la osteoartritis

La artritis es una de las principales causas de discapacidad en los Estados Unidos y la osteoartritis es la forma más común y el trastorno articular más común. La proloterapia se ha evaluado como tratamiento para la osteoartritis en rodillas y dedos y continúa en estudio. para tratar la osteoartritis.

En el ensayo para el tratamiento de la osteoartritis de los dedos, los participantes mostraron una mejora significativa en el dolor con las puntuaciones del rango de movimiento y flexión en comparación con los que no recibieron proloterapia. En la prueba de rodilla, ambos grupos informaron una mejoría en una variedad de áreas, sin diferencias estadísticas significativas entre cada grupo.

En ambos estudios, un seguimiento de un año mostró mejoras en las características radiológicas de la osteoartritis en la radiografía simple. Esto podría sugerir propiedades positivas de modificación de la enfermedad atribuidas a la proloterapia.

Con el impacto negativo en la calidad de vida de quienes padecen dolor de espalda, artritis, y otros dolores crónicos que son refractarios a las prácticas de atención estándar, es importante para el mundo médico seguir buscando diferentes posibilidades útiles.

La proloterapia ha mostrado resultados positivos en muchos estudios desde su concepción, pero la terapia requiere más estudios para evaluar su mecanismo de acción específico.

Beneficios de la proloterapia

La proloterapia beneficia a los pacientes al aumentar la movilidad articular, reducir el dolor y estimular el crecimiento de nuevas células para reconstruir las articulaciones o tejidos lesionados. La proloterapia alivia el dolor en todo el cuerpo, incluido el dolor de columna. Hay muy pocos riesgos involucrados en la proloterapia. La proloterapia conlleva un riesgo mucho menor que la cirugía, que implica invasión y anestesia. La cirugía también puede causar problemas adicionales de por vida.

Uno de los elementos más importantes del proceso de terapia es la experiencia del médico y la calidad de la atención. Dr. Gabriel Rodríguez y el personal de The Pain Relief Center está bien capacitado en proloterapia, así como en PRP, y está listo para servir a las comunidades de Dallas, Plano, Frisco, McKinney, Allen y Carrollton.

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.