TERAPIA DE OXIGENO

MÉDICO DE BIENESTAR PLANO

El centro de bienestar

El Centro de Bienestar en Plano, Texas ofrece Terapia de oxigeno para el tratamiento de varias condiciones. Llámenos hoy para obtener más información o para programar una cita.

¿Qué es la terapia de oxígeno?

Del aire que inhalan los seres humanos y otras criaturas vivientes, normalmente el 21 por ciento está compuesto de oxígeno. Si bien la cantidad es aceptable para que las personas con pulmones sanos puedan respirar sin problemas, otras personas con ciertas afecciones médicas pueden requerir más oxígeno para que sus cuerpos funcionen normalmente. Los pacientes que requieren más oxígeno a menudo reciben suplementos a través de la terapia de oxígeno para mantener la función corporal normal. Un médico primero evalúa la necesidad de oxigenoterapia analizando los niveles de oxígeno en la sangre del paciente. Esta prueba se llama gasometría arterial (ABG) e implica tomar una muestra de sangre de una arteria (generalmente en la muñeca). Los niveles de oxígeno también se pueden medir con un dispositivo llamado oxímetro de pulso, que se puede colocar sin dolor en el dedo, el dedo del pie o el lóbulo de la oreja del paciente, y los niveles de oxígeno se controlarán durante un período de tiempo. La medida ideal de los niveles de oxígeno es del 88 por ciento o más. Si los niveles de oxígeno del paciente son más bajos, es posible que se necesiten tratamientos con oxígeno.

Beneficios del tratamiento

El tratamiento con oxigenoterapia proporciona a los pacientes oxígeno adicional y ayuda a quienes pueden tener una afección que les impide obtener suficiente oxígeno. Algunas enfermedades y afecciones agudas que requieren oxigenoterapia pueden incluir:

  • Neumonía severa Las infecciones pueden hacer que los sacos de aire de los pulmones se inflamen, lo que hace que los sacos de aire muevan suficiente oxígeno a la sangre. La terapia de oxígeno ayuda a reducir la inflamación y facilita la respiración.

  • Ataques de asma severosEl asma generalmente se puede controlar de manera segura, pero en el caso de un ataque de asma grave, algunos pueden requerir atención hospitalaria que incluya oxigenoterapia.

  • Síndrome de dificultad respiratoria (RDS) o displasia broncopulmonar (DBP) en bebés prematuros. Los bebés prematuros pueden desarrollar una o ambas de estas afecciones pulmonares. Como parte de su tratamiento, pueden recibir oxígeno adicional a través de un tubo nasal o un ventilador.

 

Además, aquellos que padecen enfermedades y afecciones más crónicas como EPOC, insuficiencia cardíaca, y fibrosis quística ciertamente puede beneficiarse de la oxigenoterapia. Al igual que ocurre con las enfermedades más agudas, las sesiones de oxigenoterapia específicas varían en función de cada afección y del paciente.

Procedimiento

Durante un tratamiento con oxígeno, el oxígeno fluye desde un tanque a los pulmones. El transporte del aire a los pulmones se puede facilitar con una cánula nasal, o dos tubos de plástico colocados en las fosas nasales, una máscara que se coloca sobre la nariz y la boca o un tubo de plástico conectado a la tráquea a través de la parte delantera del cuello. Los tratamientos de terapia de oxígeno generalmente se realizan como procedimientos ambulatorios y se realizan en una habitación diseñada para acomodar a otras personas. La presión del aire en la habitación es aproximadamente dos o tres veces la presión del aire normal y puede causar una presión en los oídos, similar a la que se siente al cambiar rápidamente de altura. Esto puede aliviarse bostezando o tragando. La terapia generalmente dura aproximadamente 2 horas y los miembros de nuestro equipo de atención médica monitorearán constantemente a los pacientes durante todo el tratamiento. Una vez que el tratamiento ha concluido, los pacientes pueden sentirse algo cansados o hambrientos, pero las actividades normales no se inhiben como resultado de la oxigenoterapia.


Si bien la oxigenoterapia ayuda a los pacientes a funcionar mejor en general, el tratamiento puede disminuir la fatiga y la dificultad para respirar y aumentar la calidad del sueño y, en algunos casos, las tasas de supervivencia. Para beneficiarse del tratamiento con oxigenoterapia, los pacientes probablemente necesitarán más de una sesión y el número de sesiones necesarias dependerá de sus condiciones médicas específicas. Por ejemplo, alguien que sufre de intoxicación por monóxido de carbono puede ser tratado en tres visitas, mientras que aquellos que sufren de heridas que no cicatrizan pueden requerir de 20 a 40 tratamientos.


La terapia de oxígeno ayuda a muchas personas a funcionar mejor y les ayuda a ser más activas. También puede ayudar a disminuir la dificultad para respirar y la fatiga, mejorar el sueño en algunas personas que tienen trastornos respiratorios relacionados con el sueño (como apnea del sueño) y aumentar la esperanza de vida de quienes tienen EPOC. Existen muy pocos riesgos asociados con la terapia de oxígeno, sin embargo, el oxígeno y el aire comprimidos pueden representar un peligro de incendio. Tenga la seguridad de saber que se han tomado todas las precauciones adecuadas en nuestras instalaciones de Dallas-Fort Worth y que puede relajarse por completo mientras se realiza este o cualquier otro procedimiento en el Centro de Bienestar.

TOMAR ACCIÓN

El paso más crítico en el camino hacia la recuperación es encontrar un médico especialista en manejo del dolor que pueda abordar con éxito sus necesidades de manejo del dolor. El Pain Relief Center y sus cinco institutos especializados se dedican a satisfacer todas y cada una de las necesidades del paciente. Ubicado en el área de Dallas-Fort Worth, el Dr. Rodríguez y su amable personal lo ayudarán en el camino hacia la recuperación.

 

Nuestro nuevo centro en Dallas es parte de un desarrollo nacional de Pain Relief Centers, orientado a brindar servicios de curación y manejo del dolor individualizados e integrales con niveles sin precedentes de compasión, atención y comodidad para cada paciente.